INTRODUCCIÓN
 
  Historia de los mercados de futuros  
  Mercados Financieros sobre Commodities  
  Funcionamiento del MATba  
  Contratos cash, forward y a futuro  
  Quienes operan en el mercado?  
  La Cobertura  
     
  FUTUROS  
  Contrato de futuros  
  Cancelación de los futuros  
  Las coberturas de venta y de compra  
  La Base y sus fluctuaciones  
  Garantías  
  Auto-Evaluación  
     
  OPCIONES  
  Aspectos Generales  
  Contratos de opciones  
  Cancelación de las opciones  
  Estrategias con opciones  
  Auto-Evaluación  
  Conceptos sobre Volatilidad  
 

Historia de los Mercados de Futuros

Los mercados de futuros han sido desarrollados para ayudar a los intervinientes de la cadena comercial de granos a mejorar sus prácticas de comercialización y de compras.
La importante variación de precios que genera una oferta estacional determinada por la época de cosecha y una demanda constante a lo largo del año, las inadecuadas instalaciones para almacenar la mercadería, las disputas entre compradores y vendedores por la falta de clasificación y de normas de peso y medida hizo evidente la creación de un mercado amplio y disponible para todos los compradores y vendedores, los mercados de futuros.
La existencia de estos mercados data de la antigüedad ya que en China, Arabia, Egipto e India se operaba con muchas de las características actuales.
El primer uso registrado de estos mercados fue en Japón en el año 1697. En la era de Tokugawa, los señores feudales debían pasar medio año en Edo (actual Tokio), donde estaba localizado el gobierno, a fin de que el emperador los vigilara y así evitar una rebelión. En esa época la renta era pagada en arroz y a los señores feudales se les obligaba a mantener dos casas de depósito una en el campo y otra en la ciudad. Como frecuentemente debían hacer frente a alguna emergencia, comenzaron a emitir tickets (certificados de depósito). Los comerciantes comenzaron a comprar esos tickets para anticiparse a necesidades (cobertura). Los recibos fueron administrados primero por oficiales públicos y después por los mismos comerciantes. Con el tiempo los mercaderes comenzaron a avanzar hacia la venta de tickets y hacia el crédito. En breve muchos comerciantes se volvieron ricos.
Uno de ellos fue Yodoya, quien en Osaka domino todo el comercio de arroz. Su casa se volvió el centro donde muchos comerciantes se reunían para cambiar información y negociar. El precio de Yodoya fue considerado el prevaleciente en Osaka. Podemos decir que este fue el primer mercado de mercaderías, formado en Japón alrededor del año 1650. En 1697 Yodoya se trasladó a Dojima y de ahí en más se conoció su casa como el "Mercado de arroz de Dojima". La característica de este mercado es que solo permitía transacciones a futuro. En 1730 el imperio reconoció este mercado que había sido desarrollado por un comerciante. El mercado fue declarado legalmente permitido y protegido por las altas autoridades del imperio. Tenía reglas sumamente ordenadas y claras y es el antecedente directo de los mercados de futuros tal como lo conocemos hoy. En ese mismo siglo ya existían en EE.UU. mercados domésticos de mercancías, pero fue en el año 1848 la fundación de la Chicago Board of Trade, hoy el mercado de futuros más importante del mundo.
En nuestro país cuando la producción de cereales y oleaginosos alcanzó volúmenes importantes que generaban saldos exportables significativos y no existía una cotización que reflejara el valor de los productos como así tampoco las condiciones en que se debía negociar las cosechas, se aprueban en el año 1907 los Estatutos de la Asociación de Cereales de Buenos Aires. Se realizaba una rueda diaria de 11:30 a 12:30 de lunes a sábado, cotizando Lino, Trigo y Maíz en contratos de 100 tons.
En 1909 la sociedad cambia su denominación por la de "Mercado de Cereales a Termino de Buenos Aires S.A." y en 1991 adopta su denominación actual " Mercado a Termino de Buenos Aires S.A.".
A través de los años de vida del MATba , el desarrollo del mismo se vio afectado por las diversas políticas económicas que se aplicaron en nuestro país. Cuando la Argentina exhibió un sistema económico que privilegio el libre accionar de la oferta y la demanda y su moneda era confiable, tal como sucedió en la década del '20, el Término llegó a comercializar varias veces las cosechas de Trigo y Lino de aquel entonces.
Contrariamente, las políticas dirigistas que apoyaron la intervención del Estado en la actividad económica del país a través de organismos tales como el IAPI u otros similares, la fijación de precios, en algunos periodos, la prohibición de cotizar determinados productos en otros , la falta de continuidad institucional y con ella los frecuentes cambios de planes y objetivos, y la hiperinflación de la década del '80, impidieron durante muchos años el desarrollo del mercado de futuro.
El Directorio del MATba, consciente de que la inflación que corroía a la moneda imposibilitaba toda planificación por parte de los operadores, emprendió, un proyecto novedoso y ambicioso a la vez para la Argentina de ese entonces, iniciar las gestiones ante la autoridad de contralor, a los efectos de obtener la autorización para expresar las cotizaciones de los precios en dólares estadounidenses, siendo el Austral la moneda de pago. Este sistema plasmó en su momento una vieja aspiración de los diversos sectores de la producción y comercialización granaria; contar con un mercado de futuros en él cual los productos objeto de las transacciones se coticen en una moneda dura, y además en la misma moneda a la que están referidos los mercados internacionales. Este sistema entró en vigencia el 11 de abril de 1988.
Sin embargo esto no fue suficiente debido a que el operador corría el riesgo de la fluctuación de la moneda nacional desde el momento de realizarse la transacción hasta el momento de la liquidación.
El Directorio dio un paso más para erradicar ese riesgo obteniendo mediante el Decreto PEN 1577/90 la autorización para cotizar y liquidar las operaciones en dólares estadounidenses, eliminando de esta manera el riesgo cambiario de las operaciones de futuros.
Esto sumado a la estabilidad macroeconómica lograda a partir del Plan de Convertibilidad ha dado el espaldarazo definitivo a la operatoria de futuros, llegando a niveles impensados.
En el gráfico 1 podemos apreciar el tonelaje registrado en el MATba desde el año 1912 hasta el año 1999, donde podemos corroborar lo expuesto anteriormente.

Podemos afirmar, que los requisitos básicos para que un mercado de futuros pueda desarrollarse son:

- Economía de mercado y
- Estabilidad económica.

 

 

 

 

 

 
Bouchard 454 - C.P:C1106ABF - C.A.B.A. -  Argentina - Tel: (054) (11) 4311-4716/19 - Fax: 4312-3180  |   Server:MATSRVWS2
Copyright 2011 FUNDACIÓN MATba All Rights Reserved